El método Ludovico

Guarros de cinco jotas

Posted in Hemeroteca, Talante by Dr. Brodsky on marzo 26, 2010

Voy a ponerme un poco lírico, porque la ocasión lo requiere, y porque me emociono: llegaron ochenta años tarde a la toma del Palacio de Invierno, pero a tiempo de arrasar el Corte Inglés de Puerta del Ángel. Y qué mejor sección que la de charcutería, ahíta de reminiscencias porcinas, para transformarla en la Bastilla particular de ese antifascismo nuestro, tan ibérico, tan de bellota.

Porque a la acción directa, las BAF y a toda la revolución cívica tal y como la conocemos y disfrutamos hoy en día le salió el vello escrotal hace exactamente siete años, en mitad de aquella España convulsa aunque alzada unánimemente (salvo los hijos de puta, pero esos no cuentan) contra la sinrazón de La Guerra, que era como se llamaba entonces a las operaciones antitalibanes y a las misiones de paz, y contra los injustos criterios de mérito y excelencia que el fascio pretendía imponer en la universidad a una juventud que resistió unida en heroica turbamulta sin otros argumentos que sus gruñidos ni mayor fuerza que la de sus adoquines. Frente a ellos la independencia de criterio, esa ramera persuasiva. Un poco más cerca, el ignominioso yugo de los parciales. Y a la vanguardia del enemigo los comercios y su incesante capitalismo, principalmente el Corte Inglés con toda esa españolidad, todo ese imperialismo, todo ese extraordinario surtido de productos derivados del petróleo y la sangre de niño palestino… Ahí, provocando. La sociedad (salvo los tontos de los cojones, pero esos no cuentan), representada en aquellos jóvenes rebeldes, se vio obligada lógicamente a asaltar de forma preventiva y en legítima defensa sus instalaciones, anulando extintores, pitas y demás maquinaria bélica en el sacrosanto nombre de La Paz y dando a todos ejemplo de inconformismo: por qué conformarse sólo con llevarse cinco tarrinas de foie-gras pudiéndose llevar uno ocho de melva en escabeche, seis Surtidos Cuétara, dos frascos de Hèrmes pour homme, un queso de tetilla, una gargantilla de Majorica y tres perdices deshuesadas en el refajo de la sudadera.

Y de este despertar de la conciencia social, de este alzamiento, con perdón, del progreso contra la caverna, todo demócrata que se precie debería conservar en su retina al menos dos imágenes que pasarán a la Historia: la primera, el momento exacto en el que, en el fragor de la batalla, el Zack de la Rocha mauleto y cascabelero (y toxicómano, aunque de eso nos enteraríamos después) rescata, protegiéndolo en su regazo, un estupendo jamón ibérico que simboliza, o mejor en este caso encarna, los valores eternos del antisistema cochinero: la buena crianza, el bellotismo acendrado, la generosidad en grasas y el toque rancio. Este gesto, que ilustra nuestra versión extemporánea y bandolera del Mayo del 68, podría además considerarse hasta tradicional dentro de la liturgia revolucionaria: los GRAPO ya asaltaban jamonerías fascistas a finales de los 70, aunque  era para socializar toda esa manduca, y no para utilizarla como ariete contra un McDonalds: es esta la segunda estampa que uno jamás debería olvidar, la de la dieta mediterránea contra comida basura, la identidad contra la globalización. Imposible imaginar algo más reivindicativo, goyesco y celtibérico.

La razón de que estas imágenes haya permanecido en el olvido más infamante durante estos siete años, y que la expresión ‘robajamones’ haya ido cayendo en desuso a lo largo de todo este tiempo debido a lo borroso e indemostrable de su origen la desconozco por completo, aunque intuyo que será culpa también de la censura franquista, del Trío de las Azores, del Papa o de Intereconomía. Eso ya no importa: ahí están las imágenes de ese pedazo olvidado de la historia reciente, disponibles para siempre para nuestro aprendizaje y refocile, así que demos gracias por una vez al espíritu justiciero de la Memoria Histórica, que me inspiró a la hora de exhumar una caja de cintas VHS, por ayudarnos a recuperar este testimonio para las generaciones venideras.

Bondad y Amor Fraternal

Posted in Hemeroteca, Talante by Dr. Brodsky on septiembre 18, 2009

De las páginas de Público y la policía represora y burguesa:

11 de Septiembre de 2007

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo dedicado al tráfico y distribución de sustancias estupefacientes y psicotrópicas en bares y locales frecuentados por individuos simpatizantes e integrantes de los colectivos antisistema y movimientos “okupa”. En la operación policial han sido detenidos diez individuos que formaban la cadena de distribución, y se han intervenido armas de fuego, armas blancas, defensas eléctricas y otras armas prohibidas.

Las investigaciones policiales llevadas a cabo por la Brigada Central de Estupefacientes se iniciaron el pasado mes de agosto, en torno a las actividades de un grupo de individuos que preparaban una transacción de droga. Los agentes descubrieron en el suelo de la furgoneta en la que circulaban un compartimiento estanco utilizado para transportar estupefaciente.

Entre los arrestados se encuentra el principal responsable del grupo, Guillermo R. L., que ofreció una gran resistencia al ser detenido. Los policías tuvieron que derribar la puerta de la vivienda que ocupaba ante la negativa de éste a franquear la entrada.

Registros efectuados e instrumentos intervenidos:

En los registros practicados en domicilios de diferentes distritos de esta capital (Puente de Vallecas, Arganzuela, Carabanchel), fueron intervenidos los siguientes efectos:

145.690 euros y 1.232 dólares USA. Estampitas de San Martín de Porres y cromos del pressing catch.

Dos armas de fuego (pistola y revólver), una pistola de fogueo, y un gran número de armas blancas prohibidas (navajas, puñales, machetes). También, defensas eléctricas, defensas extensibles, botes de spray con gas paralizante, estrellas “ninja”. Además, fue requisado un chaleco antibalas y una gran cantidad de munición. Dos silbatos reglamentarios, un matasuegras, y un gran número de artículos del hogar (maquinillas desechables de afeitar, abrecartas, cortauñas). También chisqueros para las acampadas, muletas para regalar a los discapacitados, botes de desodorante, un cortapizzas. Además fue requisado un peto reflectante y gran cantidad de confetti.

4.550 gramos de hachís. Cinco kilos de harina de almortas.

860 gramos de anfetamina. Varias cajas de ibuprofeno.

385 gramos de “cristal” (MDMA) y 6 gramos de “speed”. Terrones de azúcar y café de comercio justo.

Diez plantas de marihuana y pequeñas cantidades de LSD, comprimidos y “bombetas” de MDMA, hongos alucinógenos, y otras sustancias. Todo ello estaba preparado para su distribución y venta. Maceteros con claveles para su reparto y pequeñas cantidades de veneno para pulgones, sustrato nitrogenado, semillas de trigo y avena y otros artículos de jardinería. Todo ello estaba preparado para ser enviado al Tercer Mundo como parte de un programa de enseñanza de la agricultura de autoconsumo de la ONG.

Diversos utensilios empleados para la manipulación, dosificación, envasado y posterior distribución de las sustancias estupefacientes y psicotrópicas con las que traficaban. Diversos utensilios empleados para la preparación, dosificación y envasado de raciones de comida para ancianos, inmigrantes y personas sin hogar, como cazuelas, sartenes y espumaderas.

Gran cantidad de material electrónico y audiovisual (ordenadores portátiles, televisores de pantalla plana) así como numerosos teléfonos móviles. Gran cantidad de productos electrónicos antiguos preparados para ser reciclados respetando el medio ambiente.

2 turismos y una furgoneta. Dos monociclos y un patinete con batería solar.

Documentación, panfletos y propaganda relacionada con actividades del movimiento “okupa”. Revistas del Domund, pegatinas a favor del 0,7% y hojas parroquiales relacionadas con los colectivos de ayuda a los necesitados.


Detenidos

– Luis Santiago M.P., de 35 años
– Olaya M.G. de 23 años de edad.
– Guillermo R. L., de 30 años
– David C. S. de 29 años de edad.
– Javier G. M., de 26 años
– David H. G., de 30 años
– Silvia G. M., de 29 años
– Beatriz S. M., de 24 años
– Mario G.M., de 25 años
– Ionel B., de 39 años y nacionalidad rumana.

Cómo hemos cambiado

Posted in General, Hemeroteca, Talante by Dr. Brodsky on septiembre 9, 2009

El País, 23 de Mayo de 1993

Tampoco ha pasado tanto desde los tiempos en que Zapatero y sus apóstoles salían de sus mitines por los pueblos de León con los huevos por corbata (y por la chaqueta, el pantalón y el resto del traje) y el puño en alto, aunque en aquel caso fuera para repeler el lanzamiento de proyectiles por parte de los parias de la tierra y jurar venganza, y no en el ridículo contexto de la Internacional de Rodiezmo y la foto, ya para los anales (en el más amplio sentido del término) de la Historia, de las niñas bien y los burgueses con camisas de Fred Perry y cinturones de Hermès jugando a ver quién hace vomitar más a la momia de Lenin; una foto perfecta para el forro de la carpeta de los pijarrais de Pozuelo, la cruz de la misma moneda, a quienes sólo separan cuatro o cinco años de militancia para tener la posibilidad de protagonizar otro esperpento parecido, y quizá superarlo: de momento ya tienen la formación, la actitud y la renta per cápita.

Consulten la noticia en la hemeroteca de El País mientras puedan, que ya se sabe que PRISA es muy propensa a perder archivos aleatoriamente. Todo el crédito del hallazgo es para Ramón G., quien me puso sobre la pista.

Endrógate como puedas

Posted in Hemeroteca by Dr. Brodsky on noviembre 17, 2008

Onomástica parda

Posted in Hemeroteca, In the guetto by Dr. Brodsky on octubre 3, 2008

Encontrado en Sí, se puede, el semanario gratuito de la gente marrón.

Actualización: Rodolfo acaba de descubrir que Hitler Mahou vive en España (¡Dios mío! ¿cómo ha podido ocurrir?) y va a ser guardia jurado.

El consultorio de Yesenia

Posted in Hemeroteca, In the guetto by Dr. Brodsky on junio 8, 2008

El consultorio de Yesenia

Publicado en el semanario “Sí, se puede”. En resumen: que te dejes fostiar, Martha.

4 de Noviembre: Día del Anticongelante

Posted in Hemeroteca, In the guetto by Dr. Brodsky on noviembre 4, 2005

Tal día como hoy hace tres años, en la acogedora ciudad de Santa Coloma de Gramanet, una simpática panda de ecuatorianos que celebraba la fiesta de la Castañada consideró que la importante ocasión requería, por una vez, agarrarse la consabida melopea con un caldo a la altura, y para ello decidieron acompañar la suculenta cena con el mejor vino de que disponían en ese momento: un líquido azul verdoso contenido en una garrafa y etiquetado como moscatel que uno de ellos había encontrado horas antes en una casa abandonada. Dado que ninguno de ellos conocía el universo cromático de los alcoholes sino a través de los opacos briks del Cumbres de Gredos o de los cristales ahumados de las litronas, el llamativo tono del moscatel no suscitó entre ellos duda alguna acerca del correcto etiquetado de la garrafa y así, entre bocado y bocado de pollo con arroz, fueron agotando los dos litros de lo que sus inexpertas dotes de somellier andino interpretaron como un moscatel de excelente cosecha. Los efectos de la irresponsable libación no se hicieron esperar y, tras quedarse súbitamente dormidos, nuestros amigos ecuatorianos despertaron experimentando una serie de alucinaciones, vómitos y dolores de cabeza cuya intensidad, quizá algo mayor que la que sería de esperar de una típica celebración amerindia, les animó a acercarse al hospital donde el equipo médico de urgencia, más que acostumbrado a tratar a indígenas cosidos a puñaladas o ahítos de alcohol, les diagnosticó intoxicación glicólica, uséase, por anticongelante, y procedió a suministrarles un antídoto y un tratamiento de hemodiálisis con toda premura, pues como todos ya sabemos, no debe escatimarse medio alguno en el tratamiento de las dolencias de quienes, con su esfuerzo y dedicación, están levantando estepaís lleno de vagos y estériles.

Hoy estos hermanos quechuas, sin duda descendientes directos de alguna versión precolombina del dios Baco, son recordados por todos nosotros desde el más profundo sentimiento de respeto y admiración y no sólo por la legendaria dimensión de sus tragaderas, ya de sobra conocida por quienes vivimos en barrios multiculturales y definitivamente demostrada en este caso particular, sino también por haber contribuido a humanizar la imagen del inmigrante subamericano y acercarlo a los nativos, hasta el momento reticentes a aceptarlos como iguales, demostrando que, al igual que nosotros, los pardos son seres atados a los vicios y errores humanos y que también pueden ser capaces protagonizar los titulares de las páginas de sucesos en el papel de víctimas, algo distinto a lo que se venía produciendo hasta entonces.

Además este accidente, que algunos consideramos la hazaña más importante de entre las muchas perpetradas por los ultrafronterizos, sirvió de ejemplo y precedente de otra ingesta de Molykote con sabor a menta acaecida días después en la localidad argentina de Zapala con escaso éxito, claro está, pues las dos víctimas mortales de la fatal cogorza carecían de la sobrehumana resistencia a la muerte del pueblo ecuatoriano, capaz de sobrevivir a envenenamientos, disparos, apuñalamientos y caídas como si tal cosa. Y este no será en absoluto el último intento de imitarles.

El tributo a los héroes del anticongelante no podía pasar sin recordar cómo trató la prensa la noticia, y por eso aquí les traigo unos recortes para que los descarguen, los impriman y los repartan a sus amigos, los distribuyan en la oficina, o forren sus carpetas con ellos, que quedarán mucho mejor que esos mosaicos de bebés o jamonas; pinchen en los garrafones para verlos:

Pincha Pincha Pincha

Y finalmente, tras recordar las declaraciones de dos de los supervivientes, Rorri Ocampos y Sandra Quiollo:

  • Rorri: “yo sólo bebí tres copitas de aquel líquido, aunque me sentí como si hubiera tomado dos botellas fuertes”.
  • Sandra: “yo vi a mi marido bobo, medio mal, y él me dijo que había bebido un vino que era muy rico, de sabor dulzón”.

Sólo queda decir en este día 4 de Noviembre, que para lo sucesivo queda proclamado oficialmente como día de fiesta en este blog:

¡VIVAN LOS HÉROES DEL ANTICONGELANTE! ¡VIVA SIEMPRE EL ECUADOR!

No sin mi gorra

Posted in Hemeroteca by Dr. Brodsky on marzo 8, 2005

Lamento no poder precisar la fecha del siguiente recorte extraído de La Razón:

Imagen libre de Photoshop

Por favor, un poco de seriedad que de estas cosas no debe uno reírse; a fin de cuentas caerse de un tejado al intentar coger una gorra es algo de lo más normal que puede pasarnos a todos, más aún en pleno furor etílico. Y por otro lado hay que comprender que los señores sudamericanos son ante todo gente cortés y elegante que tiene un enorme apego a su gorra, visera o gorrito de punto, complementos de los que no se desprenden bajo ninguna circunstancia, ya que prefieren ir desnuditos por la calle (algo que más o menos todos hemos podido comprobar) que descubrir su hirsuto, azabacheado y brillante cacumen, de manera que no debe extrañarnos el desapego a la propia vida con tal de recuperar su gorra: era una cuestión de principios.

Y ya que nos ponemos hablar de ecuatorianos, y como es probable que muchas noticias sobre reyertas y asesinatos de este fin de semana no logren superar el filtro censor de los medios, comento un par de ellas brevemente:

  • En las noticias de las dos y media de Telecinco del domingo, esas que presenta Milhouse, se aludió brevemente a una multitudinaria pelea a botellazos (al más puro estilo incaico) ocurrida el sábado entre ciudadanos inframericanos en el Parque del Oeste con resultado de dos orejas cortadas y salida a hombros del juzgado de guardia. Pero la noticia ha desaparecido misteriosamente de todas partes.
  • Un ecuatoriano se adelanta a las Fallas y, haciendo uso de una catalítica que tenía a mano, se chamusca junto a su catre de gomaespuma en un divertido espectáculo pirotécnico que alegró la noche a sus decenas de compañeros de piso y al resto de vecinos del barrio. Los Bomberos se encargaron de indultar a tres ninots-bombonas de butano, que los chamacos pretendían detonar a modo de mascletá final.

Y mañana más, claro. Que no pare la fiesta.