El método Ludovico

Pasatiempos: encuentre al murciano

Posted in In the guetto by Dr. Brodsky on mayo 13, 2011

Prueba de agudeza visual convalidable

La red sociata

Posted in General by Dr. Brodsky on febrero 17, 2011

"Una mierda que nadie entiende" Boyero.

Qué risa, oyes

Posted in General by Dr. Brodsky on enero 29, 2011

El treng de Castefa

Posted in General by Dr. Brodsky on junio 27, 2010

¡Quien no pite no pasa!
Y ahora PÓTENLO TODO. Si es que el verdadero festival del humor no está en esos foros de Dios, en los grupos de Facebook o en los chascarrillos de las terrazas, sino en la chispa del cónsul del Ecuador, en las zarigüeyas retrasadas y con vocación de gongorilla que redactan las estampas neocostumbristas de Público, en el rhesus (-No, oiga, es que el fotógrafo le habrá pillado en un renuncio y… –Nein!) al que ha bastado una noche de insomnio para reclamar cacho por daños psicológicos, en los panegíricos rapeados, en ese mijito pasó por las vías porque no sabía que había un paso subterráneo’ y en lo que van evacuando por sus bocas y sus teclados los homúnculos que al final van a conseguir, por supuesto, que se interprete literalmente eso de que las imprudencias se pagan. Anda a cagar a la vía…

Hasta su destino, ¡siempre!

Posted in Flores de farola, In the guetto by Dr. Brodsky on junio 24, 2010

Una alternativa a la paquetería capitalista

Musulmanga

Posted in In the guetto by Dr. Brodsky on mayo 4, 2010

Alá es grande, pero Goku más

Caballeros del Zoraido

En las imágenes (¿dos fotos de mala calidad cuentan como una de buena?), una mujer islámica horrorizándose ante la decadencia occidental y lejano-oriental en ese cenáculo de infieles e impúdicos devoradores de ramen envueltos en raseta que es el Expomanga. Podría haber ido disfrazada de oso para no pagar entrada, pero supongo que no hizo falta porque los de la organización la dirían que el velo ya contaba como cosplay. Y si no, pobres de ellos.

Me lo expliquen

Posted in In the guetto by Dr. Brodsky on abril 19, 2010

Visto en Úbeda.

Hoy como ayer

Posted in General, Talante by Dr. Brodsky on abril 14, 2010

Luchando contra el franquismo. Contra viento y marea. Aun a riesgo de la propia vida. Partiéndose la cara a la altura de la ceja. En días laborables y horario de oficina. A veces. Esa es nuestra Pilar Bardem, que a sus 71 añazos no se resigna a ser otra señora más del Facebook, y hoy nos ha conmovido a todos en el primer acto de la plataforma ‘Por GarZón’ (con zeta no mayúscula, sino mayestática) cuando se ha puesto a contarnos así un poco como en plan abuela cebolleta su pasado como luchadora contra el franquismo, que de casta le viene al galgo, así que no está de más que precisamente sea un día como el de hoy cuando recordemos a Juan Antonio, el miembro más destacado, y también el más crítico con el régimen de Franco, en palabras de su propia hermana, de esa estirpe de matatiranos que es la de los Bardem. Desde aquí mi humilde homenaje:

Heroico. Por cierto, es una lástima que estos actos solidarios de hoy los hayan acabado desluciendo los miembros del muy cultural gremio de los artistas gráficos, cuyo desentendimiento del tema ha provocado que el logotipo de la campaña con el que han comparecido hoy los enemigos de la piratería haya tenido que ser un precisamente un plagio del de ‘¿Nucleares? No, gracias‘, propiedad intelectual de Anne Lund y Søren Lisberg desde 1975, y registrado como marca en el ámbito de los países de la Unión Europea desde 2004. Así que esperemos que ninguno de los jueces que instruyan este caso de apropiamiento indebido y modificación con fines propagandísticos de una marca comercial pertenezca a Falange Española, y menos aún a un partido ecologista.

Viernes de Dólares

Posted in General by Dr. Brodsky on abril 2, 2010

Guarros de cinco jotas

Posted in Hemeroteca, Talante by Dr. Brodsky on marzo 26, 2010

Voy a ponerme un poco lírico, porque la ocasión lo requiere, y porque me emociono: llegaron ochenta años tarde a la toma del Palacio de Invierno, pero a tiempo de arrasar el Corte Inglés de Puerta del Ángel. Y qué mejor sección que la de charcutería, ahíta de reminiscencias porcinas, para transformarla en la Bastilla particular de ese antifascismo nuestro, tan ibérico, tan de bellota.

Porque a la acción directa, las BAF y a toda la revolución cívica tal y como la conocemos y disfrutamos hoy en día le salió el vello escrotal hace exactamente siete años, en mitad de aquella España convulsa aunque alzada unánimemente (salvo los hijos de puta, pero esos no cuentan) contra la sinrazón de La Guerra, que era como se llamaba entonces a las operaciones antitalibanes y a las misiones de paz, y contra los injustos criterios de mérito y excelencia que el fascio pretendía imponer en la universidad a una juventud que resistió unida en heroica turbamulta sin otros argumentos que sus gruñidos ni mayor fuerza que la de sus adoquines. Frente a ellos la independencia de criterio, esa ramera persuasiva. Un poco más cerca, el ignominioso yugo de los parciales. Y a la vanguardia del enemigo los comercios y su incesante capitalismo, principalmente el Corte Inglés con toda esa españolidad, todo ese imperialismo, todo ese extraordinario surtido de productos derivados del petróleo y la sangre de niño palestino… Ahí, provocando. La sociedad (salvo los tontos de los cojones, pero esos no cuentan), representada en aquellos jóvenes rebeldes, se vio obligada lógicamente a asaltar de forma preventiva y en legítima defensa sus instalaciones, anulando extintores, pitas y demás maquinaria bélica en el sacrosanto nombre de La Paz y dando a todos ejemplo de inconformismo: por qué conformarse sólo con llevarse cinco tarrinas de foie-gras pudiéndose llevar uno ocho de melva en escabeche, seis Surtidos Cuétara, dos frascos de Hèrmes pour homme, un queso de tetilla, una gargantilla de Majorica y tres perdices deshuesadas en el refajo de la sudadera.

Y de este despertar de la conciencia social, de este alzamiento, con perdón, del progreso contra la caverna, todo demócrata que se precie debería conservar en su retina al menos dos imágenes que pasarán a la Historia: la primera, el momento exacto en el que, en el fragor de la batalla, el Zack de la Rocha mauleto y cascabelero (y toxicómano, aunque de eso nos enteraríamos después) rescata, protegiéndolo en su regazo, un estupendo jamón ibérico que simboliza, o mejor en este caso encarna, los valores eternos del antisistema cochinero: la buena crianza, el bellotismo acendrado, la generosidad en grasas y el toque rancio. Este gesto, que ilustra nuestra versión extemporánea y bandolera del Mayo del 68, podría además considerarse hasta tradicional dentro de la liturgia revolucionaria: los GRAPO ya asaltaban jamonerías fascistas a finales de los 70, aunque  era para socializar toda esa manduca, y no para utilizarla como ariete contra un McDonalds: es esta la segunda estampa que uno jamás debería olvidar, la de la dieta mediterránea contra comida basura, la identidad contra la globalización. Imposible imaginar algo más reivindicativo, goyesco y celtibérico.

La razón de que estas imágenes haya permanecido en el olvido más infamante durante estos siete años, y que la expresión ‘robajamones’ haya ido cayendo en desuso a lo largo de todo este tiempo debido a lo borroso e indemostrable de su origen la desconozco por completo, aunque intuyo que será culpa también de la censura franquista, del Trío de las Azores, del Papa o de Intereconomía. Eso ya no importa: ahí están las imágenes de ese pedazo olvidado de la historia reciente, disponibles para siempre para nuestro aprendizaje y refocile, así que demos gracias por una vez al espíritu justiciero de la Memoria Histórica, que me inspiró a la hora de exhumar una caja de cintas VHS, por ayudarnos a recuperar este testimonio para las generaciones venideras.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.