El método Ludovico

El sobador ecuatoriano

Posted in Flores de farola by Dr. Brodsky on marzo 2, 2005

El del entrañable Sobador es uno de esos casos palmarios que niegan esa norma que trata de convencernos de que la mayor parte de los infracuerpos son lumbreras altamente cualificadas a las que los intolerantes nativos negamos el acceso a un empleo en su especialidad. El autor de esta joya se nos presenta en un cartel pegado a una farola con las siguientes credenciales:

La pieza merece un análisis pormenorizado. En primer lugar, impacta el gremio al que dice pertenecer, el de los Sobadores, que allá en ultramar debe ser algo muy habitual pero que en España era, al menos hasta ahora, desconocido. Pero no sólo es Sobador, qué va, es un “Sobador Ecuatoriano”, y añade su nacionalidad en un intento por establecer una empatía con sus miríadas de compatriotas, o quizá por prestigiarse, no sé, el caso es que alguno diría que se trata de un abyecto ejemplo de nacionalismo rancio. Y después, el interfecto cambia de fuente (la riqueza tipográfica es una constante, como ya se comprobará, en las flores de farola) e ilustra al sorprendido lector no-ecuatoriano con algunos ejemplos propios de su labor: “se cura todo tipo de torceduras, desviaciones de tobillo, brazos del cuerpo humano”. Importante esta aclaración, no sea que algún despistado lleve a su consulta una cabra coja.
Claro, es posible que este honrado trabajador acabe de aterrizar en Barajas e ignore el significado que en la Madre Patria le damos coloquialmente al término “sobar”:

  • Manosear, toquetear: no quiero imaginarme la cantidad de deseperados/as que a la vista del cartel habrán acudido con entusiasmo al señor Castillo en busca de la archiconocida “fogosidad latina”. Qué decepcionante, supongo…
  • Dormir: este caso es aún más grave, porque algún retrógrado malintencionado puede creer que el de este hombre es otro ejemplo de infracuerpo que viene a vegetar y vivir del cuento, pudiéndose extender así el falso, falsísimo cliché que mancilla el buen nombre de nuestros pequeños conciudadanos.

No pongo en duda el esfuerzo y los años de paciente estudio que a Don Manuel le habrá costado completar su carrera, pero hay que reconocer que, así a bote pronto y sin más información, lo más parecido a un genuino “Sobador Ecuatoriano” que tenemos aquí es una meiga, un curandero o incluso Carlos Jesús. Pero en Occidente, y más en España, es tiempo de rebajas y no debemos desechar la idea de que algún cargo público de reconocido talante haya decidido la inmediata homologación de la “Sobaduría” a un título europeo, pongamos por caso… Fisioterapia. ¿Qué opinarán del asunto los estudiantes de Fisio, una carrera de 5 años que requiere un 8 largo en Selectividad? Qué importa, el caso es que ahora nuestro Sobador Ecuatoriano es un hombre de provecho y tal y cual y lo otro.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Humberto Marin Naranjo said, on abril 12, 2014 at 12:45 pm

    Necesito el numero del sobador Manuel el que pone el anuncio dar toque al 619628545


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: